Liubliana

Hola de nuevo chic@s. Hoy toca la segunda parte de nuestra pequeña escapada por Europa. Estamos en Venecia para coger rumbo a Liubliana. Contratamos un transfer. Una furgoneta a modo taxi que va haciendo paradas recogiendo a más gente. Conozco a varias personas que lo habían hecho antes y estaban muy contentos, sobre todo porque sale bastante bien de precio. Mi experiencia….fue un horror!! jeje. Nos dio un montón de vuelta para ir a por otras personas. La verdad que el viaje fue toda una aventura y de las que no gustan. Era un pequeño suicida el cual nos puso en peligro varias veces, jamás he visto a alguien conducir tan a lo loco y encima daba la sensación de que cada vez que ponía los limpias le cobraban algún tipo de tasa porque diluviaba y era incapaz de ponerlos a funcionar. Vamos que toda una experiencia. Al fin llegamos, besamos suelo y allí nos estaba esperando nuestro primo. Llegamos bastante tarde así que nos llevo directamente al Hotel a dejar las maletas y seguido a cenar. Yo estaba agotada, los casi siete meses de embarazo y las emociones fuertes de esa tarde me tenían sin fuerzas así que fuimos a un restaurante de comida rápida que estaba ahí cerquita y prontito a la cama a cargar las pilas.

El hotel en el que nos alojabamos era el Ginger Rooms. Nosotros lo cogimos a través de Booking. Es muy corrientito pero está limpito y centrico. Al principio desde fuera no nos dio muy buena espina porque es algo más tipo residencia pero la verdad es que no tuvimos pega. Si no sois sibaritas esta es mi recomendación.

Sólo teníamos este día para poder verlo bien todo así que nos levantamos prontito y nuestro primo que nos hacía de guía vino a buscarnos. La capital de Eslovenia tiene un tamaño perfecto para poder verla andando sin necesidad de transporte público, no es grande y si además te llevan a tiro fijo pues menos tiempo que perdemos. Parada para desayunar y a mover las piernas que no nos iba a venir nada mal porque hacía un frío que pelaba. Era Marzo y no había por esa época mucho turista con lo que no encontramos aglomeraciones en los sitios.

Nuestro punto de partida empezaba en la Plaza Preseren, cerquita de nuestro hotel «con menos frío seguro que invita a sentarse a ver como pasa la gente y pasar un rato ahí tranquilamente». En la misma Plaza tenemos el monumento del poeta nacional esloveno France Prešeren . La estatua representa a Prešeren, autor del himno nacional y a su musa «un amor no correspondido» con una rama de laureles en la mano.  En la Plaza también podemos encontrar la Iglesia Franciscana de la Anunciación, de las más importantes y populares de Liubliana. Tenemos también el conocido Puente Triple, un grupo de tres puentes que cruzan el río y separa la ciudad moderna con el casco histórico y medieval de la ciudad.

Iglesia Franciscana de la Anunciación

 

Vistas desde el Puente Triple al Castillo

De la plaza nos dirigimos por la orilla del río a otro de sus puentes, el Puente de los Carniceros o también conocido como el Puente de los candados. Otro de los tantísimos puentes repartidos por todo el mundo en el que todos los enamorados dejan allí su muestra de amor dejando un candado colgado de uno de sus alambres. Este puente está situado entre el Puente Triple y el Puente de los Dragones, y justo al lado está el Mercado Central.  Se le da el nombre de Puente de los Carniceros porque era allí donde los carniceros ponían sus puestos. El Mercado Central está en la misma plaza que el Mercado al aire libre. Puedes darte un paseíto por ambos tranquilamente, además te llevará poco tiempo.

Puente de los Carniceros o Puente de los Enamorados

Mercado Central

Después de dar una vuelta por ambos mercados nos fuimos a dar un paseo a lo largo del río. Hacía frío pero estábamos de lo más a gusto.

 

 

 

 

 

 

Nos dirigimos hacia Neboticnik. Es un rascacielos en el que  predominan  los negocios, tiene variedad de tiendas y oficinas. En los pisos superiores también hay residencias privadas. La cafetería en la última planta  ofrece una selecta carta de bebidas y postres mientras que desde su terraza se contempla una vista maravillosa de Liubliana.

De aquí fuimos poco a poco camino al Barrio Metelkova. Este barrio es la otra cara de Liubliana. Acostumbrados a ver el lado histórico de la ciudad nos encontramos con un barrio transgresor y alternativo. No teníamos ni idea de su existencia, la verdad es que no nos preparamos mucho esta ciudad porque confiábamos en nuestro primo como guía y desde luego no nos defraudó. Este barrio es toda una obra de arte, su ambiente artístico y cultural se respira por cada uno de sus lados. Nos quedamos alucinados de todo el trabajo que había allí metido. Si a la noche os apetece salir por un sitio donde haya ambiente este debe de ser un buen sitio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No sabía que foto elegir así que os pongo unas cuantas para que os hagais mejor una idea. La verdad es que el sitio merece mucho la pena pasar a verlo.

Y después de este gran paseo por la ciudad toca ir a comer. Regresamos a la zona del río. Entramos en una Hamburguesería Fany & Mary. Estaba todo muy rico.

Aprovechando que el primo tenía que ir a trabajar y que estabamos cerquita de nuestro hotel fuimos a descansar un poco antes de ir a visitar el Castillo.

El Castillo de Liubliana. Se puede subir andando y se puede subir en funicular. Mi barriga ya no me permitía hacerme esa subida….al menos me valió de excusa para la pereza que me dabe jeje. El funicular cuesta entre 1,5€ y 2€ cada viaje. Dicen que el paseo hacia el Castillo es muy bonito así que si no sois perezosos os recomendaría hacerlo, al menos uno de los dos trayectos. Puedes entrar dentro de la Fortaleza y subir a la Torre de vigilancia gratuitamente.

El día se nos estaba acabando así que fuimos a buscar a nuestro primo y nos llevó a cenar a un sitio muy curioso. Se llama Sarajevo 84  y es una especie de tasca-bodega. Tiene comida típica de los Balcanes, está muy bien de precio y es abundante. Me gustó mucho. Esta es otra de mis recomendaciones para que podáis probar comida típica Balcánica.

Y de aquí al Hotel a descansar que al día siguiente había que madrugar para coger el tren que nos llevara a Salzburgo. Así que en la próxima entrada os hablare de nuestra visita a esa ciudad tan bonita.

Si teneis algo más que añadir no dudeis en decirmelo! Bye Byeeee.

Si os apetece continuar con nosotros al siguiente destino Salzburgo sólo tienes que pinchar Aquí.

Y si lo que os apetece es ver la primera parte de nuestra ruta por Europa, Venecia podeis pinchar Aquí.

Si quieres un descuento en tu próxima estancia pincha aquí  

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: